Innovación

La fuerza del viento también ayuda a impulsar la minería

20/10/2017

Ubicado en la cordillera de la región de Coquimbo, cada año produce más de 350 mil toneladas de cobre con la ayuda de energía que proviene del sol o del viento.

Hoy, el 42% de la electricidad que emplean sus distintos proceso productivos es generada por dos plantas solares y un parque eólico.

El parque eólico El Arrayán, ubicado al lado del mar, cerca de Tongoy, ocupa 62 hectáreas de terreno. Tiene 50 aerogeneradores en torres de 80 metros de alto, es decir como un edificio de 26 pisos. Cada aspa mide hasta 49 metros de largo. Es uno de los mayores de Chile.

Funciona desde 2014 y puede producir hasta 115 MW, aunque depende de las condiciones del viento. Hoy la energía que genera sirve para abastecer alrededor del 20% del consumo de Minera Los Pelambres; alcanzaría para iluminar algo así como 200 mil hogares.  

Gracias a El Arrayán, se reducen las emisiones de CO2 en 160 mil toneladas cada año, lo que es un aporte para combatir el cambio climático.

Los Pelambres cuenta también con energía que proviene de dos plantas fotovoltaicas: Javiera y Conejo. Javiera, ubicada al sur de la región de Antofagasta, en Tal Tal, puede producir hasta 69 MW. Tiene 228.160 módulos, en una superficie de 180 hectáreas.

Conejo está cerca, en la misma comuna, y puede producir hasta 122 MW. Es una de las plantas fotovoltaicas más grandes de Chile.

En total, el 42% del consumo de energía de Minera Los Pelambres proviene de El Arrayán, Javiera y Conejo, con lo que puede producir cobre y, al mismo tiempo, disminuir sus impactos sobre el medio ambiente.