El parque eólico El Arrayán fue inaugurado en agosto de 2014. Desarrollado por Pattern Energy (70%) y Antofagasta Minerals (30%), su construcción se inició en marzo de 2012 previa aprobación de su estudio de impacto ambiental. Con una inversión de US$ 300 millones es el proyecto más grande en su tipo ejecutado hasta ahora en Chile.

El Arrayán tiene una capacidad instalada de 115 MW y un factor de planta promedio 38% a máxima capacidad, uno de los más altos del país. Cada uno de sus 50 aerogeneradores puede generar 2,3 MW. Las torres tienen 80 m de altura y cada una de sus aspas tiene casi 50 m de extensión. El rotor de cada turbina posee un diámetro de 101 m para optimizar la entrega de energía en zonas con condiciones de viento moderado.

El Arrayán vende el 70% de su energía a Minera Los Pelambres en base a un contrato a 20 años por 280 GWh/año, equivalente al 20% de la demanda de la minera. El resto se vende en mercado spot.

El parque está ubicado en la costa de la IV Región, en las cercanías de Tongoy, comuna de Ovalle, a la altura del km 390 de la Ruta 5 Norte, emplazado en un terreno de 62 hectáreas. Para su conexión al Sistema Interconectado Central (SIC) se construyó una línea de transmisión de 21 km y una subestación. Considerando la línea de transmisión y la subestación, el parque ocupa una superficie total de 255 hectáreas. El emplazamiento de las torres y líneas de transmisión de El Arrayán respetó estrictamente el compromiso de no ser visibles desde el vecino Parque Nacional Fray Jorge.

El parque eólico tendrá una vida útil de 25 a 30 años. Después deberá poner en ejecución su plan de cierre y desmantelamiento enfocado a restaurar las características del entorno donde está emplazado.

La empresa Pattern Energy es el operador de parques eólicos más grande de Estados Unidos. Aparte de Estados Unidos, ha desarrollado parques en Canadá y Puerto Rico. La compañía opera 11 proyectos que en total equivalen a 1.472 MW de capacidad instalada. El Arrayán es su primera inversión en Sudamérica.