Con su participación como principal auspiciador del Antofagasta Minerals Santiago E-Prix 2018, competencia que se realizará el próximo 3 de febrero y en la que participan vehículos eléctricos de alta competición, el Grupo Minero apuesta por demostrar la importancia del metal rojo para la sustentabilidad.

Si hay un reto que hoy preocupa a gobiernos, organismos multilaterales, empresas y ciudadanía, es cómo hacer frente a los efectos del cambio climático y al aumento de las emisiones globales de gases con efecto invernadero que las provocan.

La buena noticia es que hoy existen nuevos desarrollos y avances tecnológicos que permiten mirar con optimismo este desafío global. Además, todos ellos requieren cobre para su funcionamiento. Esto va desde el creciente uso de energías renovables –como la eólica o la fotovoltaica- hasta la masificación de la electromovilidad; es decir, el uso de vehículos eléctricos que generan cero emisiones a la atmósfera.

Antofagasta Minerals es uno de los diez mayores productores de la principal materia prima de este tipo de automóviles, que utilizan entre 4 a 5 veces más metal rojo que uno convencional. Por esta razón, el Grupo Minero decidió ser el principal auspiciador del “Antofagasta Minerals Santiago E-Prix 2018”, evento de alta competición que se realizará en la capital el 3 de febrero próximo. En la carrera participan vehículos similares en rendimiento a los usados en la Fórmula 1 y que alcanzan velocidades superiores a los 200 km/h. Su única diferencia es que son completamente eléctricos.

“Como Grupo Minero decidimos participar como auspiciadores de este evento porque queremos mostrarles a los chilenos el papel clave que jugará el cobre para legar a las futuras generaciones un medio ambiente más limpio y sustentable”, explicó Iván Arriagada, Presidente Ejecutivo de Antofagasta plc.

Asimismo, el ejecutivo comentó que es relevante dar a conocer los beneficios tangibles de la electromovilidad. Países como China, por ejemplo, están crecientemente apostando por el uso de buses eléctricos como una solución efectiva para el transporte público y la descontaminación de sus principales ciudades. En 2011, en este país asiático se vendieron poco más de 1.100 buses completamente eléctricos, cifra que aumentó a más de 115 mil el año pasado.

Oportunidad de cobre

Para la industria minera este es un escenario promisorio. En promedio, cada uno de estos buses eléctricos ocupa entre 300 y 500 de kilogramos de cobre, dependiendo del modelo. Mientras que un automóvil eléctrico familiar utiliza 83 kg en comparación a los 23 kg usado por uno convencional.

“Creemos que la demanda de cobre se incrementará de aquí al 2025 en unos 5,3 millones de toneladas con el crecimiento de la electromovilidad, incluyendo los llamados vehículos híbridos. Para el año 2025, en tanto, se estima que la industria de automóviles eléctricos requerirá 1,2 millones de toneladas de cobre, versus las 187 mil toneladas estimadas para este año”, explicó el máximo ejecutivo del Grupo Minero.

Una tendencia que está lejos de decrecer, puesto que un importante número de países están en curso de prohibir la venta de vehículos basados en combustibles. Es el caso de India, que adoptará la medida en 2030, Francia en 2040 y Holanda en 2025.

Para el vicepresidente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Antofagasta Minerals, René Aguilar, la participación del Grupo Minero es también una buena oportunidad para mostrarles a los chilenos los atributos que diferencian a la Compañía. “Que participemos en este evento de categoría mundial es una muestra más de la visión que nos caracteriza, que es la de generar cambios positivos en las vidas de las personas, de convertir recursos minerales en oportunidades de bienestar y desarrollo, en ser generación de cambio”, detalló.

Generación de Cambio

Es por ello que la actividad es parte de la campaña de posicionamiento de Antofagasta Minerals desplegada en distintas plataformas comunicacionales a nivel nacional. Bajo el concepto de “Generación de Cambio”, el Grupo Minero está destacando su apuesta permanente por la innovación y la sustentabilidad, como lo ha sido el hecho de ser pioneros en el uso de agua sin desalar, o la apuesta por incorporar crecientemente energías renovables no convencionales dentro de sus procesos productivos.

“Nos interesa que los chilenos conozcan la forma en que realizamos minería y que entiendan la importancia del cobre no sólo para nuestra economía, sino también para un futuro más sustentable”, explica Pablo Orozco, gerente de Comunicaciones de Antofagasta Minerals. La idea es mantener esta campaña al menos durante el primer trimestre de 2018.