El 70% del total de becados este año son mujeres. Gracias a esta iniciativa tienen la opción de seguir carreras técnico-profesionales y universitarias. En 2018 el programa benefició a 15 estudiantes de María Elena, ocho de Michilla, cinco de Sierra Gorda y seis de Calama. Al respecto, el gerente general de Minera Centinela, Andrés Hevia, explicó que el programa permite cumplir con el compromiso de contribuir con el desarrollo social y económico de mediano y largo plazo en los territorios donde operan.
"Como vengo de un pueblo lejano, trasladarse a la ciudad implica muchos gastos. Además, al ser de la pampa hay menos expectativas de venir a estudiar a la universidad, entonces creo que este beneficio valora el sueño de muchos chicos que quieren ser profesionales”, comenta Bryan Oyarce, becado de María Elena.


“Tengo un hermano que está enfermo y vi cómo eso afectó la vida familiar, entonces decidí estudiar medicina porque quería ayudar, estar ahí y entregar una solución a mi hermano, así como también a otras personas de María Elena”.

Bryan Oyarce es elenino y estudiante de medicina en la Universidad de Antofagasta. Es uno de los 34 jóvenes de toda la región beneficiados con las Becas Antofagasta Minerals. Una iniciativa que permite que jóvenes de las áreas de influencia de las mineras Centinela y Antucoya, puedan tener acceso a la educación superior.

“La beca me ha ayudado mucho. Como vengo de un pueblo lejano, trasladarse a la ciudad implica muchos gastos, como alojamiento y alimentación. Además, al ser de la pampa hay menos expectativas de venir a estudiar a la universidad, entonces creo que este beneficio valora el sueño de muchos chicos que quieren ser profesionales”, agrega Bryan.

Respecto a la iniciativa, el seremi de Minería, Humberto Burgos, fue enfático en sostener que “desarrollar y contribuir al capital humano de la región es el principal activo que podemos entregar. Este programa contribuye a lo que todos queremos: una mayor empleabilidad y una mejor calidad de vida para las personas”.

De los 34 becados en 2018, que cursan carreras técnico-profesionales y universitarias, 15 son estudiantes de María Elena, ocho de Michilla, cinco de Sierra Gorda y seis de Calama. De ellos, 20 recibieron la subvención por primera vez, mientras los 14 restantes renovaron este beneficio.

Cabe destacar que el 70% del total de beneficiados son mujeres. Una de ellas es Olga Carrizo, quien proviene de la comuna de Sierra Gorda, es técnico en enfermería y actualmente se especializa en geriatría. “La beca me ha aportado mucho, cambió mi calidad de vida. Tengo dos hijos y ahora me siento más segura como mujer y estoy satisfecha porque he cumplido todo lo que quería. Actualmente estoy estudiando por internet, que es una nueva modalidad de este beneficio y eso me permite estudiar mientras cuido a mis bebés”, agrega.

Al respecto, el gerente general de Minera Centinela, Andrés Hevia, explicó que el programa permite cumplir con el compromiso de contribuir con el desarrollo social y económico de mediano y largo plazo en los territorios donde operan.

“Es un tremendo orgullo colaborar con estos jóvenes, ayudarlos en sus procesos de estudios. Lo más importante es que los chicos son de la región y quieren continuar en la zona después de estudiar. Por lo tanto, vemos cómo este programa se proyecta a largo plazo y, por qué no, estos mismos jóvenes podrían entrar a trabajar en nuestras operaciones. Estamos trabajando en conjunto para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y con ello aportar al progreso y desarrollo social de las comunas con las que mantenemos un estrecho relacionamiento”, precisó Hevia.

Programa de Becas Antofagasta Minerals

Respecto a las subvenciones, existen tres tipos de beneficios a los que pueden optar los jóvenes que tengan ganas de estudiar y convertirse en profesionales: el primero es la beca para la educación técnico-profesional, que involucra el financiamiento de la matrícula y arancel de una carrera de este tipo, con un máximo de seis semestres de duración, además de un bono de manutención para gastos asociados a sus estudios.

La segunda beca está dirigida a carreras universitarias y consiste en el pago de un bono de manutención para gastos asociados a sus estudios. Mientras que el tercer beneficio, que comenzó recién este año, es la modalidad de becas de estudio online y cuyo aporte es un bono de manutención para gastos asociados a estudios a distancia, con el objetivo de apoyarlos en su proceso formativo, eliminando la gran cantidad de kilómetros entre estas comunas y los centros urbanos.