Con solo 22 años, el alemán Max Günther (BMW) se convirtió en el piloto más joven que gana una carrera de Fórmula E, competencia mundial organizada por la Federación Internacional del Automóvil (FIA). La fecha, corrida el sábado 18 de enero en Santiago, es la única que se realiza en Sudamérica.

Antofagasta Minerals, auspiciador global de la Fórmula E, apoya la iniciativa para mostrar la importancia del cobre en el desarrollo de tecnologías que no generan emisiones y ayudan a descontaminar las ciudades, como los vehículos eléctricos o las fuentes de energía renovables.


Por tercer año consecutivo Antofagasta Minerals trajo a Chile la Fórmula E, evento que tuvo lugar el sábado pasado en el Parque O’Higgins de Santiago. “Nos interesa contribuir a que las personas conozcan mejor la importancia del cobre para la vida moderna. Queremos acercar sus usos a la comunidad y uno de los más importantes es justamente en el transporte, ya que es un metal indispensable para la fabricación de vehículos eléctricos, los que no generan emisiones y no contaminan. Por eso, estamos convencidos de que el cobre es fundamental para lograr una economía de bajas emisiones”, afirmó Iván Arriagada, Presidente Ejecutivo de Antofagasta Minerals.

El Santiago E-Prix 2020 fue ganado por el piloto más joven de los 24 que estaban sobre la pista del Parque O’Higgins. Max Günther (BMW i Andretti) tiene apenas 22 años y se transformó en el vencedor de menor edad en la historia de la Fórmula E. Con este triunfo, queda en el cuarto lugar en el circuito internacional.

Solo energía solar

El stand que Antofagasta Minerals tuvo en el Santiago E-Prix 2020 utilizó exclusivamente energía solar para producir su propia electricidad. En él los visitantes pudieron conocer el Intikallpa V, auto solar diseñado por alumnos de la Universidad de La Serena y profesionales de Minera Los Pelambres, que obtuvo un notable séptimo lugar en el World Solar Challenge, la carrera de autos solares más importante y prestigiosa del mundo, corrida en octubre pasado en Australia. 

Otra atracción que causó mucho interés fue un juego de carreras de autos virtuales que funciona a partir de la energía que generen los propios participantes. Esto, gracias a baldosas que, con cada pisada, producen hasta 5 watts. Se trata de una creación de la start-up chilena Urban Spark, la que a comienzos de 2019 dio a conocer su creación y que ha sido apoyada por la iniciativa Impulso Chileno.

“En Antofagasta Minerals queremos mostrar a Chile el rol que juega el cobre en una economía baja en emisiones de carbono. Hasta antes de que llegara la Fórmula E a Chile, no estoy seguro de que hubiésemos sido tan conscientes de la importancia que juega el cobre, por ejemplo, en la electromovilidad o en las energías renovables no convencionales. Entonces, el concepto de fondo de la alianza con la Fórmula E es cómo estamos observando una revolución en la industria automotriz que nos va a permitir, no muy lejos, dejar de lado los motores de combustión interna que ocupan combustibles fósiles y pasar directamente a una economía eléctrica de bajas emisiones, en la que el cobre cumple un papel fundamental”, señaló René Aguilar, Vicepresidente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Antofagasta Minerals.

Comunidades invitadas

Dentro de la masiva concurrencia que tuvo el Santiago E-Prix 2020 estuvieron los más de 250 invitados de las comunidades relacionadas con las operaciones mineras que Antofagasta Minerals tiene en el norte del país. “Si bien siempre hablamos con ellas respecto de proyectos sociales, de desarrollo común y de la operación minera, pocas veces podemos demostrarles cuáles son los usos del producto que nosotros generamos, que en este caso es el cobre, y por lo tanto es muy importante que ellas puedan ver la aplicación práctica del cobre que se produce en las tierras donde ellos habitan”, comentó René Aguilar.

Es así como adultos, jóvenes y niños provenientes de Caimanes, Sierra Gorda, Michilla, Calama, Antofagasta, Illapel, Los Vilos, Canela Baja, Salamanca y Chillepín, entre otras, pudieron disfrutar de un día lleno de actividades en una jornada con una temperatura de 34ºC, que se vio en algo aminorada por la aparición de algunas nubes y un poco de viento justo antes de que comenzara la carrera. “Vale la pena el calor, es una experiencia muy linda”, señaló Cristina Carvajal, vecina de Canela Baja. Opinión similar manifestó Valeria Araya, proveniente de Sierra Gorda y participante de programa Becados de Antofagasta Minerals, quien dijo que la invitación a la Fórmula E “es una bonita oportunidad, aunque hace mucho calor. Estudio ingeniería en minas y esto me permite conocer más los usos del cobre”. Por su parte, Viviana Montoya, de Canela Baja, comentó que se trató de una “notable experiencia, bien lo que hace Pelambres de invitarnos a este acontecimiento, que no siempre está al alcance de todos”.

40 años de Antofagasta Minerals

Antofagasta Minerals es el principal grupo minero privado chileno y uno de los diez mayores productores de cobre del mundo. Actualmente opera cuatro compañías mineras en el norte de Chile, dos de las cuales también producen molibdeno y oro como subproductos: Minera Los Pelambres, Minera Centinela, Minera Antucoya y Minera Zaldívar. También realiza actividades de exploración y desarrollo de proyectos tanto en Chile como en el extranjero.

En 2020 Antofagasta Minerals cumple 40 años, y lo hace consolidando su compromiso con la innovación y la sustentabilidad a través del desarrollo y aplicación de tecnologías que permiten avanzar hacia la minería del futuro, como el uso de agua de mar sin desalar, relaves espesados y fuentes de energías renovables.