En una comunicación a los accionistas de Antofagasta plc, Jean-Paul Luksic aseguró que, si bien la pandemia es hoy el problema más relevante, las causas de la tensión social surgida en Chile aún deben ser abordadas. “La minería, como una de las principales actividades que contribuye a la economía de Chile, es parte de la solución”, indicó.

El Presidente Ejecutivo, Iván Arriagada, destacó la respuesta a los desafíos surgidos a raíz de la crisis sanitaria. “La industria minera se ha adaptado rápidamente, introduciendo nuevas medidas y protocolos para resguardar la salud en el trabajo, además de contribuir a mitigar el impacto de esta crisis sobre las comunidades”, señaló.


En una comunicación dirigida a los accionistas de Antofagasta plc, el Presidente del Directorio de la Compañía, Jean-Paul Luksic, destacó el rol que debe jugar en Chile la actividad minera para superar la emergencia generada por la propagación del virus COVID-19 y enfrentar la crisis social y económica.

“Afrontamos muchas incertidumbres a medida que la emergencia global COVID-19 continúa desarrollándose. Además de la crisis sanitaria, enfrentamos una de las contracciones económicas más severas en muchas décadas”, señaló Jean-Paul Luksic.

En este sentido, recordó que, aunque 2019 fue un año positivo en cuanto a seguridad y producción para el Grupo, “fue desafiante en otros aspectos. Desde octubre de 2019, Chile ha vivido un período de tensión, con manifestaciones callejeras y demandas de mejoras sociales, seguidas de casos de violencia por parte de pequeños grupos. Nosotros condenamos la violencia y creemos firmemente que la mejor manera de lograr avances sociales y cohesión es a través del diálogo, así como también tomando medidas que ayuden al país a crecer y desarrollarse”.

Agregó que “la situación se ha exacerbado por el COVID-19 y Chile debe ahora enfrentar el desafío de abordar los problemas sociales y mejorar el bienestar de las personas. Todos debemos trabajar juntos, incluido el gobierno y la oposición, para resolver los desafíos del país, y la minería, como uno de los principales contribuyentes a la economía de Chile, es parte de la solución. Cuando la industria minera tiene éxito, todo el país se beneficia a través de mayores ingresos fiscales, mayores niveles de empleo, mejores trabajos y una mejor infraestructura”.

Al respecto, Jean-Paul Luksic dijo que “como una industria y negocio que planifica con una visión de largo plazo, valoramos las certezas y la estabilidad. Es fundamental asegurarnos de que nuestros intereses están alineados con los de nuestros grupos de interés para la sostenibilidad de nuestras operaciones. Cuando tenemos éxito como empresa, nuestros grupos de interés también se ven beneficiados. Esto incluye a nuestros empleados y contratistas, comunidades locales, proveedores, clientes, accionistas y el Estado”.

El Presidente del Directorio destacó la reacción de la Compañía frente a la emergencia mundial generada por el coronavirus. “Estoy particularmente orgulloso del trabajo que el equipo ha realizado para fortalecer nuestras relaciones con la comunidad, y estoy aún más orgulloso de cómo están manejando el impacto del COVID-19.

Al respecto, destacó que la seguridad y salud de nuestros trabajadores y de las comunidades en las cuales operamos siempre ha sido nuestra primera prioridad”, enfatizó. “Desde el brote del COVID-19 hemos implementado numerosas medidas en todas nuestras operaciones para prevenir la propagación del virus, y lanzamos un fondo de US$6 millones para contribuir con las comunidades locales, además de trabajar junto al Gobierno para brindar una respuesta coordinada a la emergencia. Estamos revisando constantemente la situación para asegurarnos de que estamos respondiendo de manera efectiva a los problemas de salud, operativos y financieros”, señaló.

En este sentido, explicó que, a pesar de que las compañías están operando temporalmente con menor dotación para resguardar la salud de las personas, se ha logrado mantener la producción en niveles cercanos a los normales. “Sin embargo, un aumento significativo en el número de casos nuevos de COVID-19 desde el 13 de mayo y la declaración de cuarentena total para toda el área Santiago el 15 de mayo, aumentan el riesgo de que la Compañía no pueda trasladar su fuerza de trabajo hacia y desde sus operaciones”, indicó.

El Presidente sostuvo que “desde mi punto de vista, la volatilidad de los precios de los productos básicos que hemos experimentado en los últimos años destaca la fortaleza de nuestra Compañía. Planificamos a largo plazo. Entregamos un crecimiento considerado. Gestionamos estrechamente nuestros costos. Mantenemos un sólido balance general, ponemos la seguridad de nuestra gente y de las comunidades en el centro de todo lo que hacemos, e invertimos en el futuro. Este enfoque seguirá siendo el núcleo de nuestra estrategia para los próximos años”.

“El futuro traerá oportunidades y nuevos desafíos”, añadió Luksic. “En momentos como estos, debemos concentrarnos en nuestro propósito, ejecutar operaciones seguras y eficientes, controlar los costos y administrar programas de innovación y desarrollo, para que podamos avanzar hacia un mundo más sostenible”.

Desarrollo económico y social

Por su parte, en un video para dar cuenta de la gestión de la Compañía, Iván Arriagada, Presidente Ejecutivo del Grupo Minero, destacó la rápida adaptación de la industria minera a los desafíos surgidos a raíz de la actual crisis sanitaria. “El mundo está cambiando, y en el contexto actual el papel de las corporaciones y de sectores como la minería será más importante que nunca”, dijo.

A pesar de la emergencia mundial generada por el coronavirus, hasta ahora tanto las ventas como los envíos del Grupo Minero no se han visto afectados de forma importante. “Si bien ha habido una caída general en la demanda de cobre, esto se ha visto compensado parcialmente por una baja en la producción del metal”, indicó Arriagada. “Estamos viendo que la demanda de cobre refinado se está recuperando después de una caída en el primer trimestre”, indicó. “Esperamos que haya un superávit en el mercado del cobre refinado en 2020, pero la situación sigue siendo volátil”.

Sobre avances durante el año 2019, el ejecutivo informó que alrededor de un 30% de la energía usada en las operaciones provino de fuentes renovables. Esto irá aumentando gradualmente hasta el año 2022, “cuando un 100% de nuestra energía provendrá de fuentes limpias. Este será un hito importante para el Grupo y refleja nuestro compromiso con un futuro más verde”.

Lo anterior, indicó Iván Arriagada, va alineado con el propósito de Antofagasta Minerals, el cual es desarrollar minería para un futuro mejor. “Como empresa minera, trabajamos para producir metales esenciales para la sociedad moderna mediante su extracción responsable y segura, al mismo tiempo que generamos oportunidades de desarrollo económico y social. Este propósito es fundamental para lo que somos, cómo operamos y cómo pensamos sobre el futuro”.